Muchas personas que han estado presentes en los Estados Unidos durante casi 20 años obtuvieron un indulto cuando el Departamento de Seguridad Nacional otorgó una extensión del Estatus de Protección Temporal. Esta extensión llega después de que la actual administración buscara terminar con el estatus. Sin embargo, los tribunales federales concedieron una inyección. A la luz de la orden judicial, el DHS extendió el estatus de TPS. El tiempo dirá lo que sucederá en los años venideros. 

El TPS fue establecido por el Congreso en 1990 para prevenir la deportación de inmigrantes a países en medio de desastres naturales, conflictos armados u otras calamidades. Durante las últimas tres décadas, cerca de 500.000 inmigrantes se han beneficiado del programa, incluidos un gran número de salvadoreños y hondureños a quienes se les permitió renovar sus permisos por 18 meses durante casi dos décadas.